La Obra

La Obra

La obra de Antoni Gaudí es el exponente más importante de la arquitectura modernista, con una interpretación muy personal de este estilo artístico, aplicando técnicas arquitectónicas, espaciales y decorativas llenas de libertad creativa e innovación.

Sus inicios profesionales en el área de la decoración marcaron su percepción de la arquitectura, que concebía como una obra de arte total, viva, en la que adquirían importancia los edificios pero también todos los detalles interiores, encargándose incluso del diseño de muebles y objetos. Pocos años después de su licenciatura, en 1883 toma el mando de las obras de la Sagrada Familia de Barcelona y le dedicó 43 años de su vida.

De forma simultánea realizó grandes obras como la edificación de la villa “El Capricho” (Comillas, 1883), el Palacio Güell (Barcelona, 1886), el Palacio Episcopal de Astorga (1889) y la “Casa Botines” (León, 1891). En 1900 trabajó en la Casa Bellesguard (Barcelona) y empezó el Parque Güell (1910), aceptando unos años más tarde la reforma de la Catedral de Palma de Mallorca (1914).

La Casa Batlló (1904) y “La Pedrera” (1906), en el paseo de Gracia de Barcelona, así como la Casa Vicens (1883), la Casa Güell (1886), la Casa Calvet, y la Casa Milá (1906), son claros exponentes de su complejo “arte curvo” y uno de los principales reclamos de la capital catalana. A partir de 1910, Gaudí llegó a tener la máxima fama y renombre, siendo reclamado por dos empresarios norteamericanos anónimos, quienes le encargaron un hotel en Nueva York, que no llegó a materializarse.

Desde 1911 y hasta su muerte en 1926 Gaudí se dedicó en exclusiva a La Sagrada Familia, un trabajo que nunca llegó a terminar. Heredero en cierta forma del pensamiento de figuras como Ruskin, Morris o Viollet-le-Duc, Gaudí sirvió a su vez inspiración para futuros artistas como Le Corbusier o Dalí. Hoy, casi un siglo después de su fallecimiento, Antonio Gaudí cuenta con ocho de sus obras declaradas Patrimonio Mundial; estas son el Park y el Palau Güell, la Casa Milà, la Casa Vicens, la fachada de la natividad y la cripta de la Sagrada Familia, la Casa Batlló y la cripta de la colonia Güell.