Curiosidades

Curiosidades

La denominación “Casa Botines”

El verdadero nombre del edificio es Casa Fernández y Andrés, pero se conoce popularmente como “Casa Botines” debido a las costumbres de los leoneses de la época. Así, esta denominación fue designada desde 1834 al negocio de tejidos fundado en la plaza Mayor por el comerciante catalán Juan Homs Botinás, conocido en la ciudad por la versión castellanizada de su apellido, “Botines”. El uso popular del nombre del negocio no cambió ni al ser heredado por su sobrina Teresa Ríu, casada con Simón Fernández, ni al trasladarse al edificio diseñado por Gaudí en la plaza de San Marcelo en 1891. Así que Casa Botines es en realidad el nombre popular de un negocio de tejidos, mundialmente famoso al ser adoptado como nombre del edificio.

Los planos del dragón

El complejo escultórico del “San Jorge y el dragón” que luce la “Casa Botines” en su fachada principal es una copia de un original de Gaudí. A mediados del siglo XX este estaba muy deteriorado, con lo que se procedió a realizar una réplica exacta del original en una piedra de mayor calidad. Al retirar la escultura antigua apareció en el interior del dragón un tubo de plomo que contenía un calendario de la obra, lo que certifica la duración de la misma, diez meses, algo inédito para la época. Ese pequeño contenedor escondía además los planos originales del edificio, firmados por el maestro Gaudí, actualmente custodiados en el Archivo Histórico de la Fundación.

La casa en cifras

Gaudí tenía 39 años cuando inició la obra. El solar mide 2.390,5 metros. Tiene torres. El sótano tenía, originariamente, 28 pilares. La ciudad contaba en el año de su inicio, 1891, con 13.500 habitantes. Y tiene 365 ventanas, 1 por cada día del año.