La colección FUNDOS

La colección

La colección Fundos está formada por más de 5000 obras de arte entre pintura, escultura y obra gráfica, de las cuales más de 200 están depositadas en el Museo. Comprende un arco cronológico de aproximadamente cinco siglos, si bien su grueso se corresponde con los siglos XIX y XX. Entre los artistas más representativos se encuentran Francisco de Goya, Joaquín Sorolla, Salvador Dalí o Eduardo Chillida.

La colección es el resultado de la labor de acopio, adquisición y mecenazgo que las antiguas cajas de ahorros provinciales de Castilla y León (especialmente las de León, Zamora, Palencia y Valladolid) y la entidad en la que se fusionaron, Caja España, realizaron durante más de un siglo. El germen de la colección actual responde a los fines sociales y de servicio público de las cajas, que ya desde principios del siglo XX comenzaron a adquirir obras de arte que pasaran a ser patrimonio de todos los ahorradores, en un ejercicio pionero de entender la inversión en cultura como una inversión en futuro, que daría sus frutos más provechosos a largo plazo. Las cajas entendieron la educación y la promoción cultural como una labor de gran importancia para el desarrollo de las provincias depauperadas y empobrecidas en las que actuaban, la “España vaciada” de hoy, por lo que buscaron poner al alcance de todos las obras de artistas que, de otra manera, solo podrían haber sido disfrutadas en los grandes museos, preferentemente en Madrid o en Barcelona.

Las cajas coleccionaron especialmente pintura costumbrista y de paisaje, así como retrato, más cercana a los gustos y a la realidad de la población a la que iba dirigida. La Caja de Ahorros y el Monte de Piedad de León se hizo con una colección en la que están representadas prácticamente todas las vertientes regionalistas del costumbrismo español, desde la pintura valenciana de Joaquín Sorolla y Manuel Benedito hasta el costumbrismo gallego de Dionisio Fierros o la óptica simbolista y genuinamente vasca de Valentín de Zubiaurre, sin olvidar el costumbrismo leonés y castellano, bien representado a través de Demetrio MonteserínJosé Gutiérrez Solana, José Vela Zanetti y otros autores. Lo mismo sucede con el paisaje, donde destacan nombres como Eliseo Meifrén, Joaquín Mir o Aureliano de Beruete; y con el retrato, del cual hay representación del retrato cortesano (Vicente López), burgués (Raimundo de Madrazo) e incluso autorretrato de artista (Eugenio Oliva). El acento regionalista es muy marcado en las adquisiciones de algunas cajas, lo que ha hecho que en la colección actual predominen los nombres de Castilla y León. Las piezas que nos han legado la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Palencia y su homónima zamorana son casos paradigmáticos, por ser testimonios de la labor de rescate del olvido y de recuperación de artistas locales poco valorados u olvidados, como Eugenio Oliva o Delhy Tejero; y por su tarea en la salvaguarda del patrimonio local, gracias a la cual contamos en la colección con ejemplos de los siglos XVI, XVII y XVIII de escuelas muy diversas (castellana, valenciana y flamenca).

En su labor de promoción de artistas emergentes y de ayuda a los creadores locales, las cajas convocaron también concursos con los que premiar a jóvenes talentos, cuyas obras presentadas pasaron a engrosar sus fondos artísticos. Arte contemporáneo entró también a la colección desde la fusión de las cajas y la creación de Caja España, con la finalidad de decorar las sucursales bancarias que se abrían en todo el territorio español. Se adquirieron en ese momento obras de autores contemporáneos que triunfaban en el panorama nacional e internacional, como Eduardo Chillida, Antonio Saura, Fernando Zóbel, Pablo Palazuelo, Antoni Tàpies, Luis Feito, Miguel Ángel Campano, José Caballero o el Equipo Crónica

Dentro de la colección hay también un importante fondo de estampas, de entre las que destacan los Caprichos de Goya, de los que el Museo posee una edición original, y la serie que Salvador Dalí realizó para ilustrar la Divina Comedia de Dante.

La colección Fundos es, en suma, el resultado de muchos esfuerzos individuales que han aportado su propia personalidad a un conjunto ya indivisible, dotado de una poderosa identidad. Una colección con origen local y proyección universal, buen reflejo de la Historia de España durante las dos últimas centurias, pero también del devenir artístico europeo, ya que en ella pueden encontrarse piezas de autores franceses o flamencos, y de cómo el arte y la cultura pueden ser, como decía Schiller, paso fundamental en la carrera del ser humano por su perfeccionamiento.

 

Carlos Varela Fernández

Área de Colecciones y Exposiciones