Orígenes

Orígenes

Corría el año 1886 cuando dos comerciantes leoneses, Simón Fernández Fernández y Mariano Andrés González Luna, representantes en León del Banco Hispano-Colonial de Barcelona y dueños de una casa de cambio y de una almacén de tejidos situados en la plaza Mayor de León, deciden trasladar su negocio a la plaza de San Marcelo, entonces centro neurálgico de la ciudad. Estos vendedores negocian con el duque de Uceda y sus dos hermanas, a quienes compran un  terreno de 2.390 metros cuadrados frente al palacio de los Guzmanes con el fin de construir un edificio de viviendas, cuya  planta baja y sótano albergarían su tienda y un almacén.

Un pleito entre con el Ayuntamiento de León protagonizaría los siguientes cuatro años de historia de este inmueble, ya que la institución pública negaba que la totalidad del terreno fuese de titularidad privada. Finalmente, en mayo de 1891, una sentencia reconoció a los promotores la propiedad de una superficie de 800 metros cuadrados, sobre los que finalmente se construiría el edificio “Fernández y Andrés”, conocido como “Casa Botines”.